28.2.15

Desde la perspectiva de Squatters

LA CONTRA-PUBLICIDAD 
CONTADA CON
CONTRA-PUBLICIDADES.




La contra-publicidad no es una crítica personal, no cuestiona las decisiones individuales de una persona, sino las causas y condiciones que la obligan a tomarla.














Los lentes de la Contra-Publicidad te permiten ver la propaganda en la publicidad: la ideología invisible que sostiene tu aparente libertad.




Con los lentes de la contra-publicidad ves la dictadura en la democracia: el orden invisible que sostiene tu aparente libertad.






Las imágenes ideales publicitarias conllevan valores e ideologías implícitos en ellas. Te preguntaste alguna vez, ¿qué valores, qué creencias, estamos absorbiendo con el permanente bombardeo publicitario?








Las técnicas de intervención contra-publicitarias son una buena herramienta democratizadora. No para que todos se conviertan en artistas, sino para que nadie sea esclavo.



En una sociedad dominada por la publicidad, recuperar la palabra, recuperar el espacio público, intervenir creativamente en el entorno simbólico que configura nuestra realidad es, de por sí, una acción revolucionaria.


La intervención contra-publicitaria, por tanto, se trata de recuperar nuestro poder para pensar diferente, para sentir diferente, para experimentar la realidad por fuera del sistema de condicionamiento mental publicitario, y ejercer nuestro derecho a réplica frente al discurso omnipresente del poder corporativo. 










La contra-publicidad es una forma de resistencia cultural frente a los mandatos tóxicos de la publicidad. Propone estrategias novedosas para la expresión, la reflexión y la 
transformación del entorno simbólico.



La Contra-Publicidad nos permite transformar los instrumentos de manipulación y engaño del poder corporativo en vehículos culturales para la construcción de una ciudadanía crítica.


Mediante la publicidad, las corporaciones nos muestran las imágenes ideales de la abundancia y la libertad, para encubrir y alimentar un sistema económico sustentado en la escasez, la dependencia y el sometimiento.



El sistema necesita una enorme mentira para mantener la confianza del público en la industria y el poder corporativo. Para eso ha desarrollado una industria de la mentira: la industria de la publicidad.

El mundo idealizado, cínico e indolente, de la publicidad comercial es un reflejo de nuestra insensibilidad y mal gusto, en una sociedad de extrema desigualdad y sufrimiento.











---------------------------------------------------------------------------
Compartimos lo que sabemos, con la única condición de que, a su vez, vos lo compartas 
para el beneficio de otros, haciendo referencia a la fuente. 
Idea y Realización: 
Proyecto Squatters 2008/2017
CONTRA-PUBLICIDAD
Una respuesta creativa al monólogo del poder 
Contacto: 
 proyectosquatters@gmail.com 

No hay comentarios: