16.6.11

El Desafío de Re-Conectarnos con Nuestra Esencia Humana.

DESHUMANIZADOS FRENTE A LAS PANTALLAS.


A lo largo de nuestra vida de adultos, en nuestros tiempos ultramodernos, nos vinculamos cada vez con más pantallas y con menos personas. Nos levantamos y prendemos la televisión para saber del clima y del tránsito. En el trabajo, gran parte del tiempo estamos frente al monitor de la computadora. Durante el tiempo libre, la pantalla del celular. Si necesitamos plata, el cajero automático. Y hay más: dispenser de golosinas, de gaseosas, boleterías automáticas de subte, tren, colectivo y espectáculos. Pantallas gigantes, de plasma, digitales, videojuegos, DVDs y tableros electrónicos. Si vamos en auto, la pantalla del GPS nos evita la incomiodidad de un sospechoso contacto con otros seres humanos. El vínculo con las pantallas bloquea y atrofia nuestra capacidad para conectarnos con los otros. Y en este sentido, nos desensibiliza, nos deshumaniza(1).


Estamos criando a nuestros hijos en un mundo impersonal, dónde de tanto vincularse con los medios de comunicación y las modernas tecnologías los estamos privando del encuentro con otras personas y de vincularse con ellas. De tanto comunicar nos olvidamos la esencia de la comunicación: qué comunico y a quién le comunico, y nos escondemos, unos de otros, detrás de las pantallas. Ponemos desde chiquitos a nuestros hijos frente a la TV para que se entretengan o frente a la computadora para que jueguen, generando en ellos una necesidad de “ser entretenidos” pero no de entretenerse. De más grandes les damos un celular para que “estén comunicados” pero no les enseñamos a comunicarse. De adultos vemos los noticieros para “informarnos” y nos olvidamos de formarnos.

Ha llegado la hora de cambiar nuestra forma de vincularnos con nuestros hijos para enseñarles a “ser” mejores personas, vincularse con otras personas y salir detrás de las pantallas al mundo real, dónde se vive en plenitud, se ríe y se llora, se besa y se abraza y se aprende a convivir. Vínculos sin pantallas, sin “caretas electrónicas”, en un mundo que de tanto ocultarse se está olvidando de vivir. Apaguemos un rato la tele, los celulares, las computadoras, los cajeros, los videojuegos, los GPS y miremos a nuestros alrededor. Contactémonos con el mundo, re-conectémonos con nosotros mismos(2).

..........................................
(1) Este último párrafo fue agregado al texto original por Proyecto Squatters.
(2) Artículo escrito por Eduardo Cazenave, de Fundamción Proyecto Padres

No hay comentarios: